La Navidad en Madrid

Como dice una amiga mía, los sábados y domingos de Navidad el centro de Madrid se llena de “periféricos“. Los periféricos somos, como habréis adivinado los más avispados, los que vivimos a las afueras de Madrid.

¿Quién no ha dicho este mes de diciembre: “Vamos a Madrid a ver las luces“? No sé para qué se gastan tanto dinero en decoración los ayuntamientos de la periferia, cuando a todos nos parecen una birria y hasta que no vemos las luces (nada espectaculares) de la capital y su Cortilandia (cada vez menos currao), no nos quedamos agusto.

** Inciso: Hay Cortilandia en otras ciudades? La duda me corroe.

La cuestión es que, si habéis ido, os encontraréis con esto:

Hordas de periféricos invadiendo las calles del centro de la capital española, con infantes en los brazos deseosos de regalos; una masa infernal de personas, algunos incluso con carritos de bebé golpeando incensantemente los tobillos de los viandantes... (Leer como Pedro Piqueras, dadle dramatismo al tema)
Hordas de periféricos invadiendo las calles del centro de la capital española, con infantes en los brazos deseosos de regalos; una masa infernal de personas, algunos incluso con carritos de bebé golpeando incensantemente los tobillos de los viandantes… (Leer como Pedro Piqueras, dadle dramatismo al tema)

Y cómo no visitar la Plaza Mayor, que todo el mundo entra pero nadie compra, no porque no quieran gastar dinero (que tampoco), sino porque es imposible acercarse a los puestos de la gente que hay. No vas a dar una vuelta, vas a que te arrastren donde la masa te lleve. De hecho, la turba nos arrastró hacia una salida que no conocíamos, y alguien dijo: “Yo no entro ahí otra vez, sigue p’alante que ya encontraremos el camino al tren”.

Total que sin comerlo ni beberlo nos encontramos con los puestos de broma, que no los tienen dentro de la Plaza Mayor porque el olor a bomba fétida no puede ventilarse…

Pelucas último modelo y muy ponibles para el día a día
Pelucas último modelo y muy ponibles para el día a día. ¿Ponibles? ¿Ponestibles? ¿Pusibles? Bueno, me habéis entendido.

A pesar de todo, cada año vuelvo a Madrid por Navidad porque es tradición y yo soy muy tradicional, que yo compro un décimo para el Gordo y no me toca un pavo, como es tradición también.

Nikon D80, f/4.2, 1/60s, ISO 1000
Nikon D80, f/4.2, 1/60s, ISO 1000
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s