Calibrador de monitor: sí o no

Mi respuesta es “Sí”, sin ninguna duda. Pero no empecemos por el final, y voy a explicarte mi caso.

Como sabes (o no), este último año estoy dedicándome más a fondo al tema de la fotografía: he realizado dos exposiciones individuales y una colectiva, he fundado una nueva revista digital de fotografía y me están saliendo algunos proyectos interesantes.

Una de las veces en las que mandé a imprimir unas fotografías para una exposición, me di cuenta de que algo fallaba. Los colores no eran los mismos que yo veía en mi ordenador y en el papel se veían los colores más oscuros. Como era la primera vez que me pasaba, lo achaqué a que en la empresa de revelado habrían hecho algún ajuste extraño.

Otro día, al imprimir otras fotografías para un encargo, vi que aún era más notoria la diferencia entre mi monitor y lo que yo veía en el papel. De hecho, era tanta la variación que se notaba a simple vista y no era sólo yo quien lo percibía. Ahí empecé a mosquearme y contemplé la posibilidad de un calibrador, pero claro, al ver los precios me puse excusas: “bueno, tampoco es para tanto”, “puedo intentar compensarlo a ojo tocando los botones del monitor”.

Pero lo que me decidió finalmente a adquirir el calibrador fue una sesión de fotos para un book, en las que las fotografías me gustaban especialmente y le había puesto mucho cariño (y tiempo) a editar las imágenes. Como ya sabía que había diferencias entre mi monitor y el revelado, metí las fotografías en la tablet para verlas, y (OH, SORPRESA!) no se parecían en absolutamente nada a las que yo, con tanto ahínco, había editado.

Esta vez, no me valían excusas. Realmente necesitaba ese calibrador de monitor para hacer mis encargos y no perder el tiempo editando más de lo que hacía falta. Estuve mirando en internet, y es cierto que el desembolso puede llegar a ser importante (los calibradores medios rondan los 200€). Yo no necesito calibrar un proyector ni una impresora, con lo cual podía buscar un calibrador básico que sólo pudiera usar en el monitor.ColorMunki_Smile_process

Así, encontré el calibrador X-Rite ColorMunki Smile, que me costó en Amazon 89 € con gastos de envío incluidos, y la verdad pienso que tenía que haberlo comprado antes. La instalación es facilísima y es todo automático, y al mostrarme la diferencia entre el antes y el después, quedé en estado de shock, no sé cómo podía verlo todo tan distinto y no haber tomado cartas en el asunto antes.

Quede claro que no hago publicidad ni nada, sólo digo qué producto he comprado porque es barato y para que sepas que a mí me ha funcionado a las mil maravillas. Lamentablemente no recibo nada a cambio jeje.

 

Pero bueno, mejor es tarde que nunca!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s